Hola,

soy Malena Martín.

Me dedico a ayudar a familias y docentes a enseñar matemáticas de una manera muy diferente a como las aprendimos en el colegio. 

Una forma más fácil y más divertida.

Te propongo un modelo que utiliza los materiales manipulativos y juegos para provocar el razonamiento lógico. 

Quizá te preguntes que si ya se conoce su utilidad, por qué no se aplica en todas las escuelas.

La respuesta es bastante larga y compleja. Simplificando creo que la tradición y la falta de información hacen que perdure una manera de enseñar obsoleta.

Pero has entrado en Sobre mí y a lo mejor te interesa conocerme un poco más.

Nací en Madrid, crecí y me gradué en matemáticas en Barcelona y actualmente vivo en Valencia.

Soy madre de un chico de 21 años, Guillermo, y de una chica de 19 años, Marta.

Ellos son los responsables de que hoy estés leyendo estas líneas. 

Conocí las matemáticas manipulativas gracias a mis hijos 

En el colegio dedicaban la mayor parte del tiempo a hacer ejercicios repetitivos y a resolver operaciones por escritos y, la verdad, no les motivaba mucho. Recuerdo perfectamente cómo Guillermo se agobiaba con las divisiones. A mí, me horrorizaba ver que estaban aprendiendo por obligación y no con interés. 

Fue un momento duro porque veía que todos mis años de universidad eran inútiles para ayudarles con las matemáticas del colegio.

Decidí investigar otras maneras y formarme. Descubrí el gran potencial de los materiales manipulativos, las experiencias reales y los juegos.

Les presenté a mis hijos las matemáticas así y comprobé que disfrutaban más y que eran un estímulo para sus capacidades lógicas.

No es magia ni es un método paso a paso. Y sin embargo, si se utilizan adecuadamente todo cambia. 

Los recursos manipulativos dan un giro de 180º al aprendizaje de las matemáticas en el colegio y en casa.

Los niños y las niñas en lugar de aburrirse haciendo cuentas en una libreta, se divierten inventando estrategias de cálculo mental.

En lugar de pelearse con las fórmulas, las deducen observando, probando y contestando a preguntas.

En lugar de odiar los problemas y hacerlos mecánicamente, disfrutan resolviendo retos y enigmas matemáticos.

Pero cuando empecé a enseñar a mis hijos con regletas, bloques lógicos y juegos de mesa, no faltaron personas críticas que me dijeron: “¿cómo van a aprender matemáticas jugando?”.

Muchas personas siguen creyendo que para aprender “hay que hacerlo como siempre se ha hecho”.

Sin embargo, la neurociencia, disciplina que estudia cómo funciona el cerebro, es tajante: el ser humano aprende a través de experiencias positivas y agradables. Estados emocionales negativos como el miedo o la ansiedad dificultan el aprendizaje.

Y mi experiencia corrobora esta información. 

Hoy puedo afirmar orgullosa que gracias a este sistema de enseñanza mis hijos no perdieron su motivación por estudiar. Mantuvieron su confianza en sus capacidades aprendiendo de sus aciertos y también de sus errores. El espíritu investigador que se fomenta cuando se aprende con materiales y juegos les ha servido para dedicarse a lo que realmente les gusta.  Guillermo es feliz cursando un grado de ingeniería en diseño industrial y Marta dedicándose a sus dos pasiones: el ajedrez y estudiar psicología.

Tu también puedes cambiar la manera de enseñar matemáticas.

Lo sé porque llevo casi una década formando y asorando a miles de docentes en escuelas, centros de formación del profesorado y universidades. Maestras y maestros decididos a cambiar la enseñanza de las matemáticas. Familias convencidas de que investigar, manipular y jugar es la manera ideal de aprender. 

Más de 5.000 personas se han formado en mi escuela online de matemáticas manipulativas y lúdicas haciendo uno de estos tres cursos: 

Y han abandonado los ejercicios monótonos que todos conocemos (o al menos, los han reducido drásticamente).

Sé que conmigo aprenderás a motivar a tus hijos o a tus alumnos. Avanzarán con menos dificultades. Incluso si a ti no te gustan las matemáticas y siempre se te dieron mal. De hecho, esta manera de enseñar es tan diferente que muchas personas al finalizar el curso me escriben diciendo que han cambiado el odio por el amor a las matemáticas. ¿Te pasará a ti también?

Los materiales manipulativos y los juegos

Quizá ahora te estés preguntando por cuáles son las mejores propuestas y dónde comprarlas.

Voy a serte sincera: no es imprescindible comprar nada porque puedes muchos materiales los puedes fabricar en casa a partir de objetos reciclados o puedes crear actividades utilizando un dominó o unos dados. El material nunca debe ser un fin en sí mismo sino un puente entre las matemáticas y la mente de los niños y las niñas.

Dicho esto, siempre te voy a recomendar algunos materiales y juegos como las regletas, los policubos, los tableros numéricos o los bloques geométricos. Todos estos y muchísimos más, los vas a encontrar en la tienda online que abrí con mi marido Jordi hace 7 años. Te esperan más de 500 referencias para trabajar la lógica y las matemáticas.

​Si has llegado hasta aquí, me gustaría que siguiésemos en contacto.

A mí me encanta comunicarme por mail. Es personal, directo e íntimo. Así que te animo a suscribirte y recibir mis correos semanalmente (es gratis y te puedes dar de baja cuando ya no te interese).Comparto mis reflexiones sobre la educación y hablo de materiales y juegos. 

Empieza ahora recibiendo mi clase gratuita:

Mejora la experiencia con las matemáticas de tus hijos o tus alumnos