El panadero creativo

Me encontraba buscando información por la red, cuando me topé con el vídeo del Panadero Creativo. Sin mucha convicción, comencé a verlo y la claridad y coherencia que emanaba de su protagonista me cautivó en dos minutos.

El panadero habla de su trabajo y como no lo puede desvincular de su vida, como disfruta creando, hablando con otros, leyendo, estudiando,…

La creatividad, lejos de ser algo excepcional, es un poder que todos tenemos, no importa a qué campo la apliquemos, podemos ser panaderos o violinistas o madres u oficinistas, no hay ni mejores ni peores ocupaciones, tan sólo diferentes.

Talento, vocación, creatividad, para mí todas estas palabras son sinónimas de un estado vital que es coherente con uno mismo, una forma de vivir la vida donde trabajas con ilusión, donde en tu actividad siempre hay una parte de ti misma. Así me siento yo con las matemáticas vivenciales y manipulativas. En cada material hay algo que he pensado, que he razonado. En cada actividad veo el proceso que ocurre en el interior de cada niño. Por más veces que explique un material, no deja de emocionarme el pensar que un niño va a disfrutar, va a ser respetado en lo más profundo de su ser, se le va a permitir avanzar al ritmo que necesita, va a tener su momento de gloria al conseguir realizar la propuesta, al girar la pieza y ver que encaja, al encontrar el número que buscaba y sobre todo, va a querer compartir su experiencia con la persona que lo acompaña, que está a su lado.

Hoy en día, se habla mucho de la velocidad con la que suceden los acontecimientos, de lo inestable de la situación, de la crisis y de la falta de confianza en el futuro. Pero cuando uno se para y ve como las personas siguen siendo creativas, siguen creando desde lo más profundo de su ser. Cuando uno mismo hace algo y siente que justo eso es lo que quiere hacer, cuando nuestras ocupaciones, sean estas laborales o de otro tipo, contribuyen a la felicidad de otros, sólo en ese momento, uno percibe que hay un camino, que hay un sentido liviano y alegre que nos conduce y que siempre nos ha acompañado.

Mi deseo es que un día todo sea tan sabroso como el pan del panadero creativo.